irisita_testimonio_edited_edited.jpg

Iris Servellón, El Salvador

Lo que más te gusta de ser miembro de Meditación El Salvador es el apoyo recibido por los asistentes

Antes era una persona impulsiva, reactiva en cuanto a mis emociones. Con la meditación me volví más serena, más consciente de mis acciones y con mayor aceptación de las situaciones.

Cuando comencé a meditar tenía dos meses de haber comenzado terapia psicológica y hubo un momento en el que el profesional cuestionó el método argumentando que podía detener mi avance. Me hizo dudar, pero decidí confiar. Si no hubiese meditado, seguiría en estado de victimismo, pues las terapeutas reviven sucesos y buscan culpables.

Al meditar en Meditación El Salvador, he conseguido efectos físicos como la colitis que disminuyó considerablemente. Me ayuda a conciliar el sueño ya que ya no tengo pensamientos desordenados.

Lo que más te gusta de ser miembro de Meditación El Salvador es el apoyo recibido por los asistentes. Me gusta compartir los mismos ideales y escuchar las experiencias de los meditantes. Se siente como una familia.

Entre los beneficios que sentí, resalto serenidad, menos estrés y salud.

Le recomendaría meditar a todas aquellas personas que quieran encontrar paz y felicidad.