Gracia Cuellar, El Salvador

"Había estado buscando la Verdad desde mi infancia. Sin embargo, no fue hasta que mi madre falleció que realmente comencé a buscar nuevamente. Después de que mi madre falleció, sentía que estaba cayendo en un hoyo oscuro y comencé a preguntarme si podría salir de allí.

Tenía todas estas preguntas en mi mente: ¿A dónde vamos después de morir? ¿Existe el cielo? ¿Está mi madre en un buen lugar? ¿La volveré a ver alguna vez?

Un día me encontré con un volante sobre esta meditación en un restaurante japonés. Tenía la certeza de que era el lugar que necesitaba visitar.

En este centro de meditación, los ayudantes hablaban con tanta sabiduría y me guiaban paso a paso hacia este increíble método de limpieza de mi mente.

Practiqué otros tipos de meditación antes, que me han ayudado en su momento, pero tan pronto volvía a mi rutina, el estrés, las preocupaciones y la frustración me absorbían nuevamente.

Más tarde, entendí la razón por la que no podía escapar de todos esos sentimientos negativos. Fue porque vivía continuamente en mi mente humana.

A medida que avanzaba con los niveles, mi mente comenzó a hacerse más clara. Encontré mi verdadero yo y también respuestas a todas mis preguntas. Mi perspectiva sobre la vida cambió por completo. Mi mente está en paz, equilibrio y feliz, independientemente de las circunstancias que me rodean. Ahora mi vida es muy simple porque puedo vivir de acuerdo con el flujo de la naturaleza.

Espero que este mundo sea un lugar mejor cuando todos los seres humanos se vuelvan uno y trabajen para el mundo.

Estoy muy agradecida a este método."
 

©2020 por Meditación El Salvador