Roberto Benavides.JPG

Roberto Benavides, El Salvador

Yo descubrí esta meditación de pura casualidad, nunca pensé necesitarlo ya que no creía que tuviera que librarme de nada. Pero me he dado cuenta de que en mi vida he sido una persona muy nerviosa, distraída e irritable, con dificultad para relacionarme con la gente sin crear conflictos. Sufría de insomnio y tenía una preocupación enfermiza sobre el futuro.

 

Cuando empecé a meditar con el método fui descubriendo poco a poco todas las cosas que limitaban mi felicidad y me fui liberando de ellas. El insomnio fue desapareciendo y mi mente agitada se volvió más serena. Pude concentrarme mejor en cada cosa que hiciera ya que dejé de tener tantos pensamientos desordenados.

También han mejorado mis relaciones personales, fui ganando más paciencia y con el tiempo mi enojo disminuyó, ahora me es más fácil aceptar a las personas por quienes son, sin querer cambiarlas ni querer tener la razón siempre.

En vez de oponer resistencia al flujo de la naturaleza con mi mente llena de prejuicios y falsedad, he empezado a aceptar el mundo tal y como es. De verdad quisiera haber conocido esta meditación desde antes, y deseo que más personas puedan conocerla y practicarla. Estoy muy agradecido.